Todo sobre el PLA en impresión 3D

El PLA es, probablemente, el material más empleado a nivel mundial para impresión 3D. Se trata de un material que es muy fácil de imprimir, además de existir en una enorme variedad de acabados. Además, en contra de la creencia popular, el PLA no es un material muy frágil, y de hecho es más rígido que otros materiales como el PETG o el ABS.

Aquí te vamos a enseñar todo lo que necesitas conocer sobre el PLA para poder usarlo en tus impresiones con los mejores resultados posibles.

¿Qué es el PLA?

El PLA o ácido poliláctico es un material plástico, empleado en la industria para la fabricación de envases debido a sus propiedades, parecidas a las del PET. Se fabrica a partir de almidón de maiz, por lo que este material puede considerarse biodegradable bajo ciertas circunstancias de humedad y temperatura.En general es un material más respetuoso con el medio ambiente que otros como el ABS

Resultado de imagen de envases pla

Este material es inodoro y resistente a los químicos y además presenta una cualidad adicional muy interesante: es muy fácil de combinar con otros materiales para crear compuestos con propiedades increíbles.

Si lleváis un tiempo imprimiendo en 3D, os habréis dado cuenta de que el PLA que se vendía antes era mucho peor que el que se vende ahora. Esto se debe a que, debido al auge de la impresión 3D, se ha desarrollado mucho la investigación sobre la combinación de PLA con otros materiales para mejorar sus característivas.

El PLA que podemos comprar ahora, utiliza una fórmula muy refinada, con numerosos aditivos que mejoran su estabilidad dimensional, aumentan su flexibilidad para que sea menos quebradizo, mejoran su resistencia a la temperatura, etc.

Además, existen numerosos fabricantes que comercializan versiones mejoradas del PLA como por ejemplo el PLA+ o el PLA 870.

Resultado de imagen de pla 870

Propiedades del PLA: PLA vs PETG vs ABS

El PLA claramente no puede ganar en resistencia a materiales como el PETG o el ABS, pero sin duda tiene unas propiedades que le hacen destacar en muchos aspectos.

  • Rigidez: El PLA es un material muy rígido, bastante más que el ABS o el PETG. Esto significa que opondrá más resistencia a la deformación. El lado negativo de una gran rigidez es que el material es más frágil. En aplicaciones donde lo importante sea la rigidez del material y no haga falta una elevada resistencia mecánica, el PLA es una elección muy sólida.
  • Calidad superficial: A pesar de que la mayoría de impresoras actuales pueden manejar materiales como el PETG o el ABS, el PLA es, en la mayoría de los casos, el que se imprime con una mayor calidad superficial. Esto es así en parte debido a la temperatura de fusión empleada, inferior a la de los demás materiales. Esto, sumado a que no sufre delaminación al usarse un ventilador de capa, nos ayuda a obtener siempre los mejores acabados.
  • Salubridad: El PLA, como ya mencionamos anteriormente, es un material apto para uso alimenticio, por lo que puede ser adecuado para construir utensilios que vayan a estar en contacto con la comida. De hecho, en la industria el PLA se utiliza de manera habitual para hacer envases y envoltorios de alimentos. El PETG es food-safe también, pero al fundirse a mayor temperatura puede ser algo menos seguro, ya que puede ocurrir, por ejemplo, que al fundir PETG a 240 grados se calcinen algunas partículas de PLA que quedaran en nuestro hotend.
  • Compatibilidad con otros polímeros: Como ya hemos dicho antes, el PLA se puede formular en conjunción con otros materiales, para alterar sus propiedades y mejorarlas. Hay muchas marcas que comercializan distintos modelos de PLA con propiedades añadidas, como resistencia a la temperatura o al impacto incrementadas.

¿Cuándo elegir PLA?

Deberemos emplear PLA siempre que la prioridad de nuestra pieza sea la calidad de acabados. Además de sus propiedades como el rápido enfriamiento, el PLA se comercializa en una gama de colores mucho más amplia que los demás materiales. Si necesitamos colores increibles, brillantes, con purpurina, con partículas multicolor o con cualquier otro acabado de fantasía, sin duda el PLA es la elección.

Por otro lado, el PLA no es en absoluto un material frágil, a pesar de ser más frágil que el ABS o el PETG. Es por esto que el PLA sigue siendo una alternativa viable para piezas que requieran una resistencia moderada y sobre todo donde la pieza deba ser lo más rígida posible.

Si necesitamos materiales exóticos, como fibras de madera, seguramente los filamentos que encontremos estén formulados con base de PLA, por lo que, aún sin saberlo, al imprimirlos estaremos imprimiendo en PLA.

Otras propiedades interesantes del PLA

Os hemos hablado de las mayores ventajas que presenta el PLA frente al PETG o el ABS, pero este material tiene algunas otras propiedades que pueden ser interesantes.

  • Sin olor al imprimir: Ya te habrás dado cuenta de que el PLA no huele cuando se imprime, lo cual es muy conveniente. Además de la comodidad que supone, esto significa que no está emitiendo algunas de las partículas toxicas que otros materiales como el ABS sí emiten.
  • Resistencia a químicos: El PLA es un material muy estable, y por esto es bastante resistente a los químicos como las acetonas o alcoholes. Para disolver el PLA hacen falta disolventes muy potentes como el diclorometano, así que los productos químicos del día a día no harán mella en el PLA.
  • Compostable: El PLA se puede compostar (convertir en fertilizante o abono) al estar en un ambiente caliente (habitualmente por encima de 60 grados) y muy húmedo.
  • Deformabilidad a altas temperaturas: El PLA se deforma cuando las temperaturas sobrepasan los 60-70 grados, por lo que una manera de hacer piezas muy originales es calentarlas (con una pistola de calor o poniéndolas sobre la cama de la impresora durante un rato) y deformándolas con cuidado para darles una forma curiosa. Si os parece una idea interesante no dudéis en dejarnos un comentario para que os enseñemos lo que se puede conseguir con esta técnica.

¿Cómo imprimir el PLA?

El PLA, tal y como hemos dicho, destaca por su facilidad de impresión con buenos acabados, pero os dejamos algunos pequeños consejos para que obtengáis los mejores resultados.

  • Temperatura de impresión: En este caso depende bastante de la formulación, ya que algunos fabricantes emplean diferentes aditivos para mejorar el PLA. En la mayoría de los casos las temperaturas de impresión varían entre 190 y 220 grados, pero es mejor seguir las indicaciones del fabricante.
  • Ventilador de capa: En PLA cuanto mayor sea la ventilación de capa, mejores acabados tendremos, sobre todo en puntos como voladizos o zonas muy finas. Deberemos poner nuestro ventilador de capa al 100% una vez pasada la primera o primeras capas. En algunas impresoras es aconsejable modificar la ventilación para obtener un mejor flujo de aire y mejorar los acabados.
  • Base de impresión: El PLA se puede imprimir prácticamente en cualquier condición. Se puede imprimir con base caliente, sin base caliente, con cristal, sin cristal, con superficies tipo buildtak, con laca, con pegamento… Desde nuestra experiencia os recomendamos una temperatura de cama moderada de unos 60 grados para ayudar a la adherencia y un poco de laca en caso de no tengáis una superficie adherente.

Conclusiones

El PLA, como hemos visto, se puede imprimir con mucha facilidad y suele dar unos acabados muy buenos. Además, está disponible en una enorme gama de colores y acabados. Su resistencia mecánica no es tan elevada como la de otros materiales, pero no por ello es un material que se vaya a romper con uno uso normal. Además, es un material biodegradable y que no huele al imprimirse.

Y tú, ¿Tienes alguna duda? si es así, déjanos un comentario y estaremos encantados de contestarte!

Deja un comentario