Comprar una impresora 3D en mi empresa ¿Cuándo hacerlo?

¿Es mejor comprar una impresora 3D o encargar las piezas fuera? Esta es la pregunta que se hacen muchas empresas cuando quieren imprimir sus primeras piezas. Nosotros te ayudamos a saber cuánto cuesta imprimir en 3D, decidir si necesitas una impresora en tu oficina y qué impresora 3D comprar para una empresa. Y si no te convence siempre puedes hacer tus piezas con un servicio de impresión 3D como Bitfab.

Tener una impresora 3D en la oficina

Comprar una impresora 3D y ponerla en nuestra oficina o taller siempre es la primera opción que se nos ocurre cuando queremos implantar la impresión 3D en nuestra empresa.

Para algunos casos comprar una impresora 3D es la opción correcta. Las principales ventajas que conlleva son:

  • Tienes la impresora 3D 100% disponible todo el día.
  • Los costes de fabricación los asumes tú, por lo tanto, abaratas el margen que se pueda llevar el servicio de impresión 3D.
  • Puedes ampliar materiales más allá del catálogo del servicio de impresión 3D.
  • Si lo trabajas bien puedes tener el prototipo en el mismo día.

Todas estas razones son reales y cosas que podrías llegar a plantearte, pero, ¿realmente estamos teniendo todo en cuenta?

Como hemos estado hablando durante todo el artículo, la impresión 3D tiene muchos costes ocultos que no se tienen en cuenta en la decisión de compra. Si vas a usar la impresora sólo ocasionalmente o quieres hacer sólo unas pruebas, es posible que te merezca la pena pedir las piezas en un servicio externo.

Por qué usar un servicio de impresión online en vez de una impresora propia

Hay ventajas de usar un servicio externo que no se pueden obtener con una impresora 3D propia. ¿Conoces los costes ocultos, de tiempo y dinero, de tener una impresora en la oficina?

  1. ¿Cuál será el gasto en personal de tener la impresora 100% a punto todo el día?
  2. ¿Cuánto crees que será el gasto de mantenimiento de la máquina asumiéndolo tú?
  3. ¿Realmente la impresora que te compres estará optimizada para todos los materiales que quieras usar?
  4. ¿Tienes a alguien especializado en tu empresa para asegurarte el prototipo en un día?¿Quieres asumir el coste de formarlo?

Como ves las impresoras 3D consumen tiempo y recursos de una empresa. Esto no quiere decir que tener una impresora no sea una inversión rentable, pero hay que evaluar estos costes y asegurarse de que la impresora va a tener una carga mínima de trabajo para poder amortizarla. No sería la primera ni la última impresora que acaba formando parte del mobiliario de la empresa sin haber hecho más que un par de piezas. O que se estropea a las dos semanas y nadie se hace cargo de repararla.

Bitfab Core, la impresora de diseño propio optimizada para producción en la que se fabricarán tus pedidos

¿Cuánto cuesta imprimir en 3D? Los costes de tener una impresora 3D en tu empresa

Ya hemos tratado este tema en el blog de Bitfab, puedes saber exactamente cuánto cuesta imprimir una pieza en tu propia impresora si haces las cuentas. Los costes que genera imprimir cada pieza son:

  • Costes de preparación de la impresión
  • Costes de postprocesado de la pieza
  • Costes por hora de impresión
    • Coste de amortización de la máquina
    • Coste de la electricidad
    • Coste del operador de la máquina
  • Coste del material de impresión
  • Coste de mantenimiento
  • Coste de fallos
  • Coste de formación del operador de la máquina

Si no sabes a qué se refiere cada uno no te preocupes, acude a nuestro artículo sobre cuánto cuesta imprimir en 3D en el que detallamos cómo se calcula cada uno de ellos. También encontrarás también una tabla de Excel para calcular el precio de tus piezas.

Componentes coste pieza 3D
Ejemplo de cálculo de costes de una pieza impresa en 3D

¿Comprar una impresora o usar un servicio de impresión externo?

Comprar una impresora 3D y ponerla en nuestra oficina o taller siempre es la primera opción que se nos ocurre cuando queremos implantar la impresión 3D en nuestra empresa. Como te hemos dicho hay que tener cuidado con esta decisión si no consideramos los costes ocultos que tiene.

En Bitfab apostamos por tener una impresora en la oficina para hacer prototipos en los clientes que la usan con suficiente frecuencia y usar un servicio externo como el nuestro para apoyarles cuando las impresora no puede con la carga de trabajo, por ejemplo para series cortas o prototipos grandes o complicados.

Cada caso es diferente, ¿cuándo merece o no merece la pena comprar una impresora 3D para nuestra oficina?

  • Si queremos agilizar el proceso de desarrollo de producto. El ahorro de tiempo de tener una impresora propia es muy útil en este caso. Podemos poner una pieza y tenerla en nuestras manos al día siguiente. Con la velocidad de desarrollo que obtendremos con la impresora podremos tener los productos listos para el mercado mucho más rápido. Indicado para empresas de ingeniería, de desarrollo de producto, arquitectura…
  • Si imprimimos pocas piezas. Si la cantidad de trabajo de la máquina va a ser muy poca la inversión de tiempo y dinero en ella puede ser muy elevada para luego no usarla. En esos casos puntuales se puede contar con un servicio externo.
  • Si imprimimos prototipos grandes, complicadas, en nuevos materiales. En estos casos puede ser más conveniente usar un servicio de impresión 3D en vez de tener ocupados a nuestros empleados haciendo pruebas, modificaciones y repeticiones de piezas muy complicadas.
  • Si queremos el feedback de un experto en impresión 3D. Una de las ventajas de usar un servicio de impresión 3D es poder contar con la opinión de un equipo que ya ha impreso muchas piezas como la tuya. Además a un servicio como Bitfab no le va a importar modificar o repetir tu pieza las veces que haga falta para obtener el resultado deseado.
  • Si queremos piezas muy detalladas. Para imprimir piezas detalladas se suele usar la impresión 3D SLA, de resina. Aunque es una tecnología que permite obtener modelos muy intrincados y con mucho detalle, es aún muy sucia, emite vapores tóxicos y por ello el ambiente de una oficina puede no ser adecuada para ella.
  • Si queremos series cortas. Este es el caso en el que somos expertos en Bitfab. Los retos de imprimir series cortas con impresión 3D no son despreciables, las impresoras siempre empiezan a fallar cuando queremos imprimir decenas de piezas en ellas y tenemos que entregarlas al cliente con una fecha límite. Nosotros hemos optimizado nuestro sistema para ayudarte en estos casos, no dudes en enviarnos un mensaje y te ayudaremos con ello.

En definitiva, una impresora 3D es una herramienta muy útil para tu oficina si quieres acelerar el desarrollo de tu producto y si tienes suficiente carga de trabajo para ella, pero no hay que dejar de considerar todos los costes que conlleva. En caso de querer comprar una opta por una máquina profesional para evitar los problemas de fiabilidad y aprovechar al máximo el tiempo de tus empleados. Cuando necesites tiradas cortas o piezas especiales, puedes contar con Bitfab para sacarlas adelante.

Comprar una impresora 3D profesional

Un punto muy importante para tener una impresora 3D en la empresa es comprar una solución profesional y con un soporte potente para no tener que ocuparnos de su mantenimiento ni que nos falle cuando más la necesitemos.

Nosotros en Bitfab, además de los equipos de diseño propio optimizados para producción tenemos impresoras del fabricante español Printersys. El modelo 325 con el que trabajamos tiene un chasis completo de aluminio, fusor E3D v6 para poder fundir todos los materiales de nuestro catálogo y base flexible para retirar las piezas rápidamente y volver a imprimir.

Impresora 3D de la Serie 325 de Printersys

Existen muchas otras marcas de impresoras profesionales: Formlabs (para resina y SLS), BCN3D, Ultimaker, Markforged… En nuestra experiencia absolutamente todas las impresoras, profesionales o no, acaban teniendo algún problema técnico a lo largo de su vida. Por eso la razón más importante para elegir una impresora 3D profesional y productiva es elegir una marca que de una buena formación al comprar la impresora para minimizar los errores de operación y que tenga el mejor servicio técnico a lo largo de la vida de la máquina. Ten en cuenta estos dos factores a la hora de comprar una impresora profesional.

Conclusión

Eso es todo, ahora tienes todas las herramientas para decidir tú mismo si debes comprar una impresora 3D para tu empresa. Si crees que la puedes rentabilizar y que no se va a quedar apartada en un rincón de tu oficina, adelante, compra una profesional y aprovéchala para introducir la impresión 3D en tu empresa.

Si no quieres comprarla o si la impresora que tienes se te queda corta para algunos trabajos, siempre puedes contar con nuestra ayuda para que te hagamos cualquier pieza. No dudes en contactarnos para pedir presupuesto de impresión 3D:

Comprar una impresora 3D en mi empresa ¿Cuándo hacerlo?
5 (100%) 2 voto[s]

Deja un comentario